SECCIONES

Noticias Nidera Nutrientes
11/10/2016
Una fórmula insuperable para el trigo
La combinación de un fungicida como Cincha Zamba con un complemento para la nutrición como el Nutridor L proporciona seguridad y permite ganar rendimiento. Un repaso por los beneficios inmediatos que aporta la sinergia entre estos dos productos de Nidera.

Cada uno por separado posee propiedades específicas que brindan enormes beneficios en el cultivo de trigo. Pero juntos se transforman en un aliado indispensable para su protección inmediata y para obtener además un plus adicional en el rendimiento. La combinación de Cincha Zamba y Nutridor L es la repuesta de Nidera a la tendencia creciente de integrar el manejo preventivo de enfermedades con la nutrición de cultivos.

Las ventajas que se generan en el cultivo a partir de la aplicación conjunta de estos dos productos son múltiples y de rápida acción. Por un lado, otorga una mayor tolerancia a las condiciones de stress producidas por las temperaturas extremas (sobre todo en las bruscas variaciones que se producen durante el día y a la noche), y por el otro activa la fotosíntesis e induce la fecundación de granos, incluso en condiciones de baja humedad relativa.

La recomendación técnica para la aplicación de este pack imbatible es mezclar en tanque, arrojando en primer lugar una dosis de 400 cc/ha de Cincha Zamba y luego verter 750 cc/ha de Nutridor L. Este último, al ser una sustancia apolar posibilita el veloz ingreso al cultivo actuando como vector, y a la vez induce la rápida incorporación y acción del fungicida.
Otro de los beneficios que se obtienen con esta nueva alternativa que propone Nidera es la mejora en la formación de raíces, gajos y órganos sensibles ante las falencias minerales; además de aumentar la autodefensa de las plantas, ya sea contra ataques de hongos o de insectos. También protege al trigo de nuevos embates de patógenos y facilita la absorción y traslocación de nutrientes (apertura y cierre de estomas).

El resultado final de todo este proceso no puede ser más auspiciante para el productor: el grano de trigo cosechado posee una mayor calidad y contenido nutricional que la media, con más proteína y gluten a raíz de que se ven favorecidos los procesos de formación de aceites y azúcares por mayor acumulación de reserva en la planta. Y lo más importante en términos económicos es que se consigue un plus en los rendimientos del cultivo, que oscila entre 8% y 11% aproximadamente.

El Cincha Zamba es un fungicida foliar ideal para el manejo de enfermedades de fin de ciclo (EFC), como mancha marrón, tizón de la hoja, mancha ojo de rana o roya asiática. Se obtiene a partir de una mezcla de Azoxistrobina 20% y Cyproconazole 8%, lo que le otorga un bloqueo en el proceso respiratorio y en la síntesis de ergosterol en los hongos, a la vez que asegura un amplio espectro de control de enfermedades por un período prolongado, reduciendo el riesgo de aparición de cepas resistentes. Su aplicación no solo se reduce al trigo sino que también puede utilizarse en otros cultivos, tales como soja, maíz, sorgo y maní.

Por su parte, el Nutridor L es un complemento nutricional de origen vegetal y de rápida asimilación: el 50% se absorbe en menos de 12 minutos, cuando las fuentes de nitrógeno convencionales requieren al menos de 12 horas para su absorción. Su gran eficacia como bioactivador proporciona al cultivo mayor tolerancia a condiciones de stress por fitotoxicidad y puede ser aplicado tanto por vía foliar como al suelo. Su uso es recomendado para cereales, soja y otros cultivos extensivos, frutales, cítricos, vid y olivo, especialmente a partir de prefloración y durante el desarrollo del fruto.

Todos estos atributos de los productos de Nidera se potencian cuando se combinan creando una sinergia entre ambos. La acción conjunta de Cincha Zamba y Nutridor L permite un manejo integrado nutricional y sanitario del cultivo del trigo, logrando beneficios que se traducen de manera inmediata y positiva en el lote del productor.

11/10/2016 Una fórmula insuperable para el trigo La combinación de un fungicida como Cincha Zamba con un complemento para la nutrición como el Nutridor L proporciona seguridad y permite ganar rendimiento. Un repaso por los beneficios inmediatos que aporta la sinergia entre estos dos productos de Nidera.

Cada uno por separado posee propiedades específicas que brindan enormes beneficios en el cultivo de trigo. Pero juntos se transforman en un aliado indispensable para su protección inmediata y para obtener además un plus adicional en el rendimiento. La combinación de Cincha Zamba y Nutridor L es la repuesta de Nidera a la tendencia creciente de integrar el manejo preventivo de enfermedades con la nutrición de cultivos.

Las ventajas que se generan en el cultivo a partir de la aplicación conjunta de estos dos productos son múltiples y de rápida acción. Por un lado, otorga una mayor tolerancia a las condiciones de stress producidas por las temperaturas extremas (sobre todo en las bruscas variaciones que se producen durante el día y a la noche), y por el otro activa la fotosíntesis e induce la fecundación de granos, incluso en condiciones de baja humedad relativa.

La recomendación técnica para la aplicación de este pack imbatible es mezclar en tanque, arrojando en primer lugar una dosis de 400 cc/ha de Cincha Zamba y luego verter 750 cc/ha de Nutridor L. Este último, al ser una sustancia apolar posibilita el veloz ingreso al cultivo actuando como vector, y a la vez induce la rápida incorporación y acción del fungicida.
Otro de los beneficios que se obtienen con esta nueva alternativa que propone Nidera es la mejora en la formación de raíces, gajos y órganos sensibles ante las falencias minerales; además de aumentar la autodefensa de las plantas, ya sea contra ataques de hongos o de insectos. También protege al trigo de nuevos embates de patógenos y facilita la absorción y traslocación de nutrientes (apertura y cierre de estomas).

El resultado final de todo este proceso no puede ser más auspiciante para el productor: el grano de trigo cosechado posee una mayor calidad y contenido nutricional que la media, con más proteína y gluten a raíz de que se ven favorecidos los procesos de formación de aceites y azúcares por mayor acumulación de reserva en la planta. Y lo más importante en términos económicos es que se consigue un plus en los rendimientos del cultivo, que oscila entre 8% y 11% aproximadamente.

El Cincha Zamba es un fungicida foliar ideal para el manejo de enfermedades de fin de ciclo (EFC), como mancha marrón, tizón de la hoja, mancha ojo de rana o roya asiática. Se obtiene a partir de una mezcla de Azoxistrobina 20% y Cyproconazole 8%, lo que le otorga un bloqueo en el proceso respiratorio y en la síntesis de ergosterol en los hongos, a la vez que asegura un amplio espectro de control de enfermedades por un período prolongado, reduciendo el riesgo de aparición de cepas resistentes. Su aplicación no solo se reduce al trigo sino que también puede utilizarse en otros cultivos, tales como soja, maíz, sorgo y maní.

Por su parte, el Nutridor L es un complemento nutricional de origen vegetal y de rápida asimilación: el 50% se absorbe en menos de 12 minutos, cuando las fuentes de nitrógeno convencionales requieren al menos de 12 horas para su absorción. Su gran eficacia como bioactivador proporciona al cultivo mayor tolerancia a condiciones de stress por fitotoxicidad y puede ser aplicado tanto por vía foliar como al suelo. Su uso es recomendado para cereales, soja y otros cultivos extensivos, frutales, cítricos, vid y olivo, especialmente a partir de prefloración y durante el desarrollo del fruto.

Todos estos atributos de los productos de Nidera se potencian cuando se combinan creando una sinergia entre ambos. La acción conjunta de Cincha Zamba y Nutridor L permite un manejo integrado nutricional y sanitario del cultivo del trigo, logrando beneficios que se traducen de manera inmediata y positiva en el lote del productor.

Imprimir nota impresora
Compartir en:

Enlaces relacionados

La importancia de empezar libre de malezas VER MáS
Trigo y maíz temprano: aliados control malezas VER MáS
Zamba propone soluciones para lograr finales felices VER MáS
El reloj del riego y la necesidad de medir sus impactos VER MáS