SECCIONES

Noticias Nidera Nutrientes
12/12/2016
Monitoreo insectos: seguirlos de cerca y estar preparados
Con los cultivos de primera implantación encaminados y comenzando con la siembra de los maíces tardíos y sojas de segunda, resulta de vital importancia efectuar el seguimiento de los lotes en lo que respecta a las plagas insectiles, ya que el momento de aplicación puede hacer la diferencia en la eficiencia de control obtenida.

Un caso paradigmático es el del gusano cogollero en maíz, siendo una de las plagas más importantes del cultivo, pudiendo estar presente también en soja. En la implantación de ambos cultivos puede actuar como cortadora. En soja, a diferencia de bolillera, corta el tallo por debajo de los cotiledones.

En el caso del maíz, las larvas pequeñas generan daños en las hojas, que se presentan como manchas traslúcidas. A medida que la plaga avanza en el ciclo, la defoliación se hace más marcada y en forma irregular. Los daños más importantes ocurren cuando se alimenta de las hojas atravesando el cogollo en forma trasversal. Cuando esto ocurre hasta la 4ta hoja no habrá muerte de la planta, pero entre 4ta y 6ta, al consumir el ápice, el daño es irreversible, afectando el stand de plantas.

El monitoreo frecuente pasa a ser clave ya que una vez que la larva ingresó en el cogollo, las herramientas disponibles son acotadas. En maíz, para el control de larvas en los primeros estadios y que se encuentran expuestas, pueden utilizarse piretroides como Apero Zamba a una dosis entre 35-50 cm3/ha. Apero Zamba es un insecticida a base de Lambacialotrina al 25%, formulado como microencapusulado, lo que le confiere una liberación paulatina del activo y mayor residualidad. Por sus características, también está recomendado para orugas cortadoras, siendo el atardecer el mejor momento de aplicación dado que presentan hábito nocturno.

Para el gusano cogollero en el cultivo de soja también puede utilizarse Atajo Zamba a una dosis de 300 cc/ha, siendo el momento óptimo antes de que la plaga alcance el estadio de desarrollo L3.
Atajo Zamba un insecticida mezcla, constituido por un componente organofosforado, Profenofós 50% y un regulador de crecimiento de los insectos, Lufenurón 5%. Esta combinación de principios activos determina alta especialidad para el control de orugas, con alto poder de volteo y la residualidad que le confiere el Lufenurón.

En el cultivo de soja, aplicado sobre el follaje actúa por contacto, ingestión e inhalación también sobre otras especies de insectos como son oruga medidora, anticarsia, trips y tucuras.

12/12/2016 Monitoreo insectos: seguirlos de cerca y estar preparados Con los cultivos de primera implantación encaminados y comenzando con la siembra de los maíces tardíos y sojas de segunda, resulta de vital importancia efectuar el seguimiento de los lotes en lo que respecta a las plagas insectiles, ya que el momento de aplicación puede hacer la diferencia en la eficiencia de control obtenida.

Un caso paradigmático es el del gusano cogollero en maíz, siendo una de las plagas más importantes del cultivo, pudiendo estar presente también en soja. En la implantación de ambos cultivos puede actuar como cortadora. En soja, a diferencia de bolillera, corta el tallo por debajo de los cotiledones.

En el caso del maíz, las larvas pequeñas generan daños en las hojas, que se presentan como manchas traslúcidas. A medida que la plaga avanza en el ciclo, la defoliación se hace más marcada y en forma irregular. Los daños más importantes ocurren cuando se alimenta de las hojas atravesando el cogollo en forma trasversal. Cuando esto ocurre hasta la 4ta hoja no habrá muerte de la planta, pero entre 4ta y 6ta, al consumir el ápice, el daño es irreversible, afectando el stand de plantas.

El monitoreo frecuente pasa a ser clave ya que una vez que la larva ingresó en el cogollo, las herramientas disponibles son acotadas. En maíz, para el control de larvas en los primeros estadios y que se encuentran expuestas, pueden utilizarse piretroides como Apero Zamba a una dosis entre 35-50 cm3/ha. Apero Zamba es un insecticida a base de Lambacialotrina al 25%, formulado como microencapusulado, lo que le confiere una liberación paulatina del activo y mayor residualidad. Por sus características, también está recomendado para orugas cortadoras, siendo el atardecer el mejor momento de aplicación dado que presentan hábito nocturno.

Para el gusano cogollero en el cultivo de soja también puede utilizarse Atajo Zamba a una dosis de 300 cc/ha, siendo el momento óptimo antes de que la plaga alcance el estadio de desarrollo L3.
Atajo Zamba un insecticida mezcla, constituido por un componente organofosforado, Profenofós 50% y un regulador de crecimiento de los insectos, Lufenurón 5%. Esta combinación de principios activos determina alta especialidad para el control de orugas, con alto poder de volteo y la residualidad que le confiere el Lufenurón.

En el cultivo de soja, aplicado sobre el follaje actúa por contacto, ingestión e inhalación también sobre otras especies de insectos como son oruga medidora, anticarsia, trips y tucuras.

Imprimir nota impresora
Compartir en:

Enlaces relacionados

Manejo Nutri-Defensivo en Trigo VER MáS
La importancia de la nutrición en maíz VER MáS
La importancia de empezar libre de malezas VER MáS
Trigo y maíz temprano: aliados control malezas VER MáS