SECCIONES

Noticias Nidera Nutrientes
08/06/2018
Sintonía fina en el manejo de nutrientes para ir por todo
Fernando García, del IPNI ,aporta las claves para la aplicación de azufre, nitrógeno y fósforo según suelo y rotación.

El trigo es el cultivo de invierno más importante en los sistemas de producción tanto por su nivel de producción como también por el aporte de carbono que realiza a la rotación. El logro de altos rendimientos con buena calidad se basa en la implementación de buenas prácticas agrícolas no solamente para el cultivo sino en todo el sistema de producción.

Así lo asegura Fernando García, Director Regional de IPNI Latinoamérica-Cono Sur. ?La toma de decisión acerca de la necesidad de fertilización del cultivo se basa en el conocimiento de la demanda según el rendimiento objetivo, y en el caso del nitrógeno (N) también en proteína objetivo, y en la oferta del sistema que se determina a través del análisis del suelo, la cual se puede complementar con otras metodologías como los sensores remotos y locales o los análisis foliares?, explica el técnico.

Sobre la aplicación de N en zonas de baja probabilidad de déficit hídrico, detalla que desde la siembra hasta la espigazón del cultivo puede fraccionarse, con el objetivo de maximizar el rendimiento, la eficiencia de uso de nitrógeno y mejorar también la calidad de los granos.

?La nutrición nitrogenada del cultivo define el rendimiento y la concentración de proteína en grano, por lo cual es clave definir la necesidad de N en función de estos dos objetivos. Vale tener en cuenta que la proteína es nitrógeno?, aclara.

Respecto al fósforo (P), García explica que dada la dinámica de este nutriente en los suelos de nuestra región triguera, el mismo puede manejarse no solo pensando en el próximo cultivo sino buscando mejorar y/o mantener niveles de P extractable adecuados, para una rotación de cultivos, por ejemplo, por arriba de 20 ppm. ?El manejo de fósforo debe considerar la alta residualidad del mismo en nuestros suelos, por lo que puede manejarse no solo para el trigo siguiente sino pensando en la rotación de cultivos del lote?, remarca.

Por último, hablando del azufre (S), dice que al igual que para nitrógeno, se recomienda el muestreo de suelo en los estratos superficiales (0-20 cm) y subsuperficiales (20-40 y 40-60 cm) antes de la siembra del cultivo. ?Los muestreos en los estratos inferiores son más importantes en suelos de texturas arenosas y/o regiones con abundantes precipitaciones, debido a la movilidad de este nutriente?, explica el especialista. Luego agrega que para la región pampeana, niveles de S en forma de sulfatos por debajo de 6-8 ppm a 0-20 cm, indicarían un alto potencial de respuesta a azufre.

?Dados los niveles actuales de extracción de los distintos nutrientes, la residualidad en el suelo, sobre todo de fósforo y de azufre, y el reciclaje a través de los residuos de cosecha, es fundamental empezar a manejar la fertilización en función del balance de nutrientes dentro de la rotación para una agricultura sustentable?, concluye García.

Fuente: Clarín

08/06/2018 Sintonía fina en el manejo de nutrientes para ir por todo Fernando García, del IPNI ,aporta las claves para la aplicación de azufre, nitrógeno y fósforo según suelo y rotación.

El trigo es el cultivo de invierno más importante en los sistemas de producción tanto por su nivel de producción como también por el aporte de carbono que realiza a la rotación. El logro de altos rendimientos con buena calidad se basa en la implementación de buenas prácticas agrícolas no solamente para el cultivo sino en todo el sistema de producción.

Así lo asegura Fernando García, Director Regional de IPNI Latinoamérica-Cono Sur. ?La toma de decisión acerca de la necesidad de fertilización del cultivo se basa en el conocimiento de la demanda según el rendimiento objetivo, y en el caso del nitrógeno (N) también en proteína objetivo, y en la oferta del sistema que se determina a través del análisis del suelo, la cual se puede complementar con otras metodologías como los sensores remotos y locales o los análisis foliares?, explica el técnico.

Sobre la aplicación de N en zonas de baja probabilidad de déficit hídrico, detalla que desde la siembra hasta la espigazón del cultivo puede fraccionarse, con el objetivo de maximizar el rendimiento, la eficiencia de uso de nitrógeno y mejorar también la calidad de los granos.

?La nutrición nitrogenada del cultivo define el rendimiento y la concentración de proteína en grano, por lo cual es clave definir la necesidad de N en función de estos dos objetivos. Vale tener en cuenta que la proteína es nitrógeno?, aclara.

Respecto al fósforo (P), García explica que dada la dinámica de este nutriente en los suelos de nuestra región triguera, el mismo puede manejarse no solo pensando en el próximo cultivo sino buscando mejorar y/o mantener niveles de P extractable adecuados, para una rotación de cultivos, por ejemplo, por arriba de 20 ppm. ?El manejo de fósforo debe considerar la alta residualidad del mismo en nuestros suelos, por lo que puede manejarse no solo para el trigo siguiente sino pensando en la rotación de cultivos del lote?, remarca.

Por último, hablando del azufre (S), dice que al igual que para nitrógeno, se recomienda el muestreo de suelo en los estratos superficiales (0-20 cm) y subsuperficiales (20-40 y 40-60 cm) antes de la siembra del cultivo. ?Los muestreos en los estratos inferiores son más importantes en suelos de texturas arenosas y/o regiones con abundantes precipitaciones, debido a la movilidad de este nutriente?, explica el especialista. Luego agrega que para la región pampeana, niveles de S en forma de sulfatos por debajo de 6-8 ppm a 0-20 cm, indicarían un alto potencial de respuesta a azufre.

?Dados los niveles actuales de extracción de los distintos nutrientes, la residualidad en el suelo, sobre todo de fósforo y de azufre, y el reciclaje a través de los residuos de cosecha, es fundamental empezar a manejar la fertilización en función del balance de nutrientes dentro de la rotación para una agricultura sustentable?, concluye García.

Fuente: Clarín

Imprimir nota impresora
Compartir en:

Enlaces relacionados

Sintonía fina en el manejo de nutrientes para ir por todo VER MáS
Mandil Xtra Pack: Combinación superior VER MáS
La Importancia de los productos para un buen barbecho VER MáS
Beneficios de los cultivos de cobertura VER MáS