SECCIONES

Noticias Nidera Nutrientes
26/11/2018
Cincha, un aliado frente enfermedades foliares
COFCO INTERNATIONAL ARG S.A. ofrece un paquete de soluciones que permiten tener todo bajo control en materia de sanidad. El uso de fungicidas foliares en soja es una herramienta clave para proteger al cultivo y ganar en rendimiento.

Una alternativa ampliamente difundida para el manejo de enfermedades en soja es el uso de fungicidas foliares como Cincha Zamba. El producto de Nidera es una mezcla de Azoxistrobina 20% y Cyproconazole 8%, ideal para el manejo de enfermedades de fin de ciclo (EFC) como pueden ser mancha marrón, tizón de la hoja, mancha ojo de rana o roya asiática de la soja.
Las enfermedades de fin de ciclo son caracterizadas como un conjunto ya que presentan algunas características comunes como son un largo período de latencia hasta la observación de síntomas y son producidas por hongos necrotróficos que persisten en el rastrojo y semillas. Dentro de este grupo, la mancha marrón (Septoria glycines) y tizón de la hoja (Cercospora kikuchii) son consideradas como las de mayor importancia por su alta incidencia y severidad, campaña tras campaña.

En el caso de la mancha marrón, siendo un hongo necrotrófico, la fuente inicial del inóculo proviene del rastrojo de campañas anteriores. Los síntomas comienzan en las hojas inferiores, incluso desde estadios vegetativos tempranos. Luego ocurre un amarillamiento generalizado que deriva en la caída prematura de las hojas. Las condiciones óptimas para el desarrollo de esta enfermedad se dan con temperaturas en torno a los 25°C y altas condiciones de humedad, mientras que las lluvias frecuentes, con viento, favorecen su dispersión desde los estratos inferiores hacia los superiores. Es por esto que un cierre rápido del entresurco es un factor importante en el manejo de esta enfermedad. El umbral de acción para iniciar los tratamientos está marcado por la presencia de síntomas en el 25% de la altura de la planta.

Cincha Zamba combina la acción preventiva y antiesporulante de la azoxistrobina, perteneciente al grupo de las estrobirulinas, y el efecto curativo y erradicante del cyproconozale, del grupo de los triazoles. La mezcla de ambos principios activos genera un bloqueo en el proceso respiratorio y en la síntesis de ergosterol en los hongos que atacan a los cultivos, asegurando un amplio espectro de control de enfermedades por un período prolongado y reduciendo el riesgo de aparición de cepas resistentes. De esta forma, Cincha Zamba ofrece un mejor retorno económico a partir de una mejora en los rindes y en la calidad de los granos cosechados.

Cincha Zamba también puede utilizarse sobre un amplio abanico de cultivos como pueden maíz, sorgo, maní, para el control de diversas enfermedades. En los tratamientos para el control de enfermedades de fin de ciclo en soja se recomienda una dosis de 250 cc/ha en conjunto con aceite Campero Zamba y de 250-300 cc/ha con Campero Zamba en el caso de la roya asiática de la soja.

El fungicida Cincha Zamba forma parte de la línea de fitosanitarioas de COFCO INTL. ARG. S.A. que incluye además a los herbicidas Fortaleza y Campero y a los insecticidas Apero y Atajo. Un equipo completo para el manejo integrado de enfermedades, plagas y malezas, que ofrece total tranquilidad al obtener un máximo control y prevención sobre los cultivos y el manejo integrado de plagas.

26/11/2018 Cincha, un aliado frente enfermedades foliares COFCO INTERNATIONAL ARG S.A. ofrece un paquete de soluciones que permiten tener todo bajo control en materia de sanidad. El uso de fungicidas foliares en soja es una herramienta clave para proteger al cultivo y ganar en rendimiento.

Una alternativa ampliamente difundida para el manejo de enfermedades en soja es el uso de fungicidas foliares como Cincha Zamba. El producto de Nidera es una mezcla de Azoxistrobina 20% y Cyproconazole 8%, ideal para el manejo de enfermedades de fin de ciclo (EFC) como pueden ser mancha marrón, tizón de la hoja, mancha ojo de rana o roya asiática de la soja.
Las enfermedades de fin de ciclo son caracterizadas como un conjunto ya que presentan algunas características comunes como son un largo período de latencia hasta la observación de síntomas y son producidas por hongos necrotróficos que persisten en el rastrojo y semillas. Dentro de este grupo, la mancha marrón (Septoria glycines) y tizón de la hoja (Cercospora kikuchii) son consideradas como las de mayor importancia por su alta incidencia y severidad, campaña tras campaña.

En el caso de la mancha marrón, siendo un hongo necrotrófico, la fuente inicial del inóculo proviene del rastrojo de campañas anteriores. Los síntomas comienzan en las hojas inferiores, incluso desde estadios vegetativos tempranos. Luego ocurre un amarillamiento generalizado que deriva en la caída prematura de las hojas. Las condiciones óptimas para el desarrollo de esta enfermedad se dan con temperaturas en torno a los 25°C y altas condiciones de humedad, mientras que las lluvias frecuentes, con viento, favorecen su dispersión desde los estratos inferiores hacia los superiores. Es por esto que un cierre rápido del entresurco es un factor importante en el manejo de esta enfermedad. El umbral de acción para iniciar los tratamientos está marcado por la presencia de síntomas en el 25% de la altura de la planta.

Cincha Zamba combina la acción preventiva y antiesporulante de la azoxistrobina, perteneciente al grupo de las estrobirulinas, y el efecto curativo y erradicante del cyproconozale, del grupo de los triazoles. La mezcla de ambos principios activos genera un bloqueo en el proceso respiratorio y en la síntesis de ergosterol en los hongos que atacan a los cultivos, asegurando un amplio espectro de control de enfermedades por un período prolongado y reduciendo el riesgo de aparición de cepas resistentes. De esta forma, Cincha Zamba ofrece un mejor retorno económico a partir de una mejora en los rindes y en la calidad de los granos cosechados.

Cincha Zamba también puede utilizarse sobre un amplio abanico de cultivos como pueden maíz, sorgo, maní, para el control de diversas enfermedades. En los tratamientos para el control de enfermedades de fin de ciclo en soja se recomienda una dosis de 250 cc/ha en conjunto con aceite Campero Zamba y de 250-300 cc/ha con Campero Zamba en el caso de la roya asiática de la soja.

El fungicida Cincha Zamba forma parte de la línea de fitosanitarioas de COFCO INTL. ARG. S.A. que incluye además a los herbicidas Fortaleza y Campero y a los insecticidas Apero y Atajo. Un equipo completo para el manejo integrado de enfermedades, plagas y malezas, que ofrece total tranquilidad al obtener un máximo control y prevención sobre los cultivos y el manejo integrado de plagas.

Imprimir nota impresora
Compartir en:

Enlaces relacionados

Aumento de detección de plagas en soja VER MáS
Cincha, un aliado frente enfermedades foliares VER MáS
En tiempos de hongos, ponerle Cincha al trigo VER MáS
Mandil Xtra Pack: Combinación superior VER MáS